9.9.07

Despacito, despacito...

El jueves 6 de setiembre, los legisladores de la ciudad autónoma de Buenos Aires, se reunieron en el recinto y decidieron, por unanimidad, reconocer como "PERSONALIDAD DESTACADA DE LA CULTURA DE LA CIUDAD AUTONOMA DE BS.AS." al conductor radial Alejandro Apo, al guitarrista y compositor Carlos Di Fulvio y, aunque no lo puedan creer, también A MI.
Ja, ja. Me río porque hace pocos días atrás, estaba yo insertado en una polémica bizantina a propósito de esa noteja de "Ñ" que dudaba de los poetas en el tango actual y todas esas tonteras.
De allí, el título de esta nota en mi Blog que tanto tiene que ver con esos cánticos populares de las hinchadas cuando ganamos el partido...
No sé si es merecida o no esta distinción; supongo que debe haber muchos colegas con merecimientos mejores o semejantes. Con trayectorias más importantes que la mía; pero lo único que se me ocurre decir es que todo lo he conseguido "por prepotencia de trabajo" -como decía nuestro querido Roberto Arlt.
Y si estos no son blasones ¿cuáles son los blasones? Trabajo desde los 15 años cuando ingresé como cadete en la Cámara Argentina de Comercio sin conocer la capital ni nada. La necesidad tiene esta "cara de hereje". Y no he parado hasta ahora. He conocido, como cualquiera, el éxito y el fracaso, esos dos "impostores" según Kipling. Y me fueron formando los libros que he leído, toda mi vida, casi compulsivamente.
Todos los años de mi vida, fueron al servicio de la Literatura. Y durante un tiempo muy grande, fui un hombre escindido: jefe de costos en una gran empresa y escritor y poeta por las noches. Hasta que la década del ´90 me sirvió para liberarme y entré a la redacción de un diario local en Avellaneda, del que era colaborador desde 1980. Las circunstancias de la vida me llevaron a ocupar el rol de subdirector hasta mi jubilación.
Ahora, para los lectores que no me conocen, sigo trabajando para el diario, sigo coordinando mi taller literario, doy ciclos literarios en la Municipalidad de Avellaneda, cobro el "Reconocimiento Autoral SADAIC" y con todos esos ingresos más mi jubilación, trato de vivir más o menos dignamente.
Estoy convencido (y no es pedantería) que no muchos saben lo que yo sé sobre Literatura. Y mis traducciones literarias del inglés han cubierto las obras de Shakespeare, Wilde y Blake, por citar tan sólo tres nombres importantes.
Y he editado en España y he recibido algunos premios nacionales e internacionales y no me avergüenzo de ninguno de ellos ni tengo que pedir permiso a nadie, porque NUNCA ME MANIJEE NINGUN PREMIO NI NUNCA LE CHUPE LAS MEDIAS A NADIE PARA QUE ME PREMIARAN.
Tengo, en la actualidad, doce libros de poemas publicados y uno de Crónicas periodísticas; también he escrito algunos tangos, baladas y milongas, he dado charlas en el país y en el exterior, he tenido la suerte de viajar un poco, recibí reconocimientos en Costa Rica, en España, en Italia.
Tradujeron mi poesía al ruso, al italiano. Tengo amigos de ley como Pedrito Gaeta, como Héctor Negro, como Tito Agosti, como Reynaldo Martín, como Alberto Basta, como Alberto Albornoz, como el doctor Jorge Trainini, como Jorge Borrás; amigas de ley como Nélida Puig,como Haydee Breslav, como Teresita Rivas, como Miryam Martínez, como Alejandra Pérsico, como Ana Beatriz Romasco, como Patricia Clavijo, como Azucena Bestel.
¿Qué más puedo pedirle a la vida?
Sólo una cosa: que nuestro país levante la puntería y vuelva a tener el nivel cultural de otrora, que desaparezcan de la faz de la tierra todos los imbéciles que atontan a nuestra juventud, que se deje de nivelar para abajo, que se acabe la demagogia barata que confunde "popular" con "populismo" y que todos podamos vivir dignamente, pero, eso sí, a través del trabajo y no de los planes sociales.
¿Será mucho pedir?

ROBERTO DIAZ

(Escritor, poeta, periodista, traductor de habla inglesa, autor de canciones, con premios nacionales e internacionales)

3 comentarios:

Teresita dijo...

Felicitaciones por este reconocimiento a una larga trayectoria.
Un beso.
Tere

Nélida dijo...

¡¡¡Felicitaciones, Amigo!!! Me hace muy feliz que te otorguen tan merecido reconocimiento al talento, al amor, a la honestidad y, como bien decís, a tu "prepotencia de trabajo".
Es un honor que me cuentes entre tus amigas de ley.
Te quiero.
Nélida

Anónimo dijo...

Una noticia que me da mucha alegría. Roberto también, además de los que nombra, tiene otro amigo. Es posible que el no lo recuerde porque el tiempo -uno se sorprende al comprobar con que rapidez- pasa. Eran, claro, tiempos de descubrimientos, revelaciones y mucho pan duro.
Sea como sea, un abrazo
Alberto Wainer